5 tipos de premios para que los empleados adopten en su empresa

Una de las formas más eficientes de atraer y retener talento es ofrecer diferentes tipos de premios a los empleados. Con esto, el empleado se siente valorado, aumenta la productividad y las posibilidades de perderlo ante un competidor son mucho menores.

Es importante tener en cuenta que las obligaciones salariales y retributivas son conceptos diferentes.

El salario es la cantidad financiera fija que se paga mensualmente al empleado. La compensación es el paquete completo de recompensas que recibe el trabajador por el servicio prestado: salario, beneficios, comisiones y otros tipos de bonificaciones para los empleados.

Con eso en mente, hemos enumerado en esta publicación los cinco tipos principales de premios para empleados. Los siguientes métodos pueden hacer que su empresa sea más atractiva para los mejores profesionales del mercado. ¡Revisa!

Índice
  1. Tipos de premios para empleados
    1. 1. Salario indirecto
    2. 2. Cursos y formación
    3. 3. Retribución variable
    4. 4. Premios por desempeño
    5. 5. Participación

Tipos de premios para empleados

1. Salario indirecto

Salario indirecto es el nombre que se le da al paquete de beneficios que ofrece la empresa.

Los bonos más comunes son los vales de transporte, los vales de comida, el seguro médico y la asistencia dental. Sin embargo, existen otras posibilidades, como cupones de alimentos, canastas de alimentos básicos, asistencia de guardería y pensión privada, por ejemplo.

Este sistema de bonificación para los empleados a menudo representa una parte considerable de la compensación total del empleado. Por ello, la empresa debe tener mucho cuidado a la hora de definirlos, ofreciendo ventajas realmente relevantes para la vida del empleado.

2. Cursos y formación

Ofrecer capacitación y cursos corporativos es una excelente manera de demostrar apoyo al desarrollo profesional del empleado. Esto ayuda a motivar al trabajador y crea una identificación con la organización.

Además, es una gran ventaja para el propio capital humano de la empresa, ya que los conocimientos adquiridos pueden ayudar al empleado a superar dificultades prácticas y entregar mejores resultados en el día a día.

Muchos talleres y seminarios tienen tarifas de inscripción muy altas. Por lo tanto, ofrecer estos eventos como premios a los empleados abre una oportunidad que probablemente no tendrían por sí mismos.

Invertir en cursos y especializaciones incluso puede representar ganancias financieras para la empresa en el futuro, ya que un empleado mejor preparado seguramente será más rentable.

3. Retribución variable

Además del salario fijo, es posible ofrecer incentivos económicos vinculados a la consecución de resultados y metas. Este método de remuneración se denomina remuneración variable y tiene ventajas y desventajas.

Algunos ejemplos de este tipo de premios para los empleados son las comisiones por ventas, la participación en las ganancias de la empresa y las bonificaciones por superar las metas.

También existe un método llamado sugerencia ganadora, que beneficia a los empleados al presentar ideas que pueden cambiar la dirección del negocio.

Al tratarse de bonificaciones variables, el empleado no siempre puede contar con ellas, ya que el recibo está vinculado al logro de la meta.

Sin embargo, es una gran alternativa para las empresas que buscan ser disruptivas e innovadoras a la hora de pensar en cómo pagar las primas a los empleados.

4. Premios por desempeño

Los premios vinculados al desempeño no tienen por qué ser necesariamente económicos. Es muy común que las empresas regalen viajes internacionales con todo pagado por sus principales momentos destacados del año, por ejemplo.

Cenas, recorridos, trofeos y obsequios son otro tipo de premios para empleados que ofrecen las distintas organizaciones. El reconocimiento no financiero, como el premio al empleado del mes, también tiene mucho éxito entre los empleados.

Para que estas políticas de premios a los empleados no causen problemas, sus criterios deben ser muy transparentes y bien definidos. Esto evita preguntas de otros empleados sobre el mérito del beneficiario.

5. Participación

La apuesta es un sistema de bonificación para personal complejo, pero que puede ser ventajoso tanto para la empresa como para el empleado.

En este modelo, los empleados se convierten en copropietarios de la empresa, ya que reciben parte de sus acciones. De esa manera, cuanto más crece la empresa, mejor es la recompensa financiera.

La empresa, a su vez, construye una relación a largo plazo con el empleado, con un enfoque en la asociación y el compromiso.

Como el profesional también es accionista de la organización, la orientación a resultados naturalmente se vuelve mucho mayor, solidificando la cultura organizacional .

También puedes leer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up

Este sitio utiliza cookies de Google para prestar sus servicios y para analizar su tráfico. Tu dirección IP y user-agent se comparten con Google, junto con las métricas de rendimiento y de seguridad, para garantizar la calidad del servicio, generar estadísticas de uso y detectar y solucionar abusos.